Lesezeit: 4 Minuten

El uso de baterías de iones de litio lleva varios años ofreciendo un valor añadido real. Así pues, su alta densidad energética, su ligereza y su vida útil comparativamente larga, hacen que estas baterías sean mecanismos de almacenamiento de energía muy populares para su uso en dispositivos móviles o incluso en vehículos eléctricos. Sin embargo, más allá del desarrollo de la tecnología de iones de litio, no hay que olvidar la correcta eliminación de las baterías de iones de litio y el reciclaje de sus componentes.

En nuestra guía podrá leer qué hay que tener en cuenta a la hora de desechar las baterías de litio y cómo puede apoyar el reciclaje de las mismas.

¿Por qué las baterías de iones de litio deben eliminarse de acuerdo con la normativa?

Hay varias razones por las que las baterías de iones de litio no deben, simplemente, tirarse a la basura o desecharse con otros residuos operativos. Una de las más importantes es la seguridad: el litio que contienen las baterías es muy reactivo, especialmente con el agua y cuando la temperatura ambiente es demasiado alta.

Si el agua penetra en una batería de iones de litio que no ha sido desechada correctamente o si se produce una fuga térmica por sobrecalentamiento, se producirá un incendio por litio que no se puede extinguir de manera convencional. En el proceso, los compuestos conductores de la batería que contienen flúor y fósforo pueden liberar toxinas gaseosas. Éstas suponen un peligro para las personas, los animales y el medioambiente. Por tanto, las recomendaciones de seguridad deben tenerse en cuenta no sólo durante la eliminación, sino también durante su almacenamiento.

¿Quién se encarga de la eliminación y el reciclaje de las baterías de iones de litio?

En España, la normativa marco sobre este tema es el Real Decreto 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos, y sus posteriores modificaciones en el Real Decreto 943/2010 y el Real Decreto 710/2015.

Según este, los productores de pilas, acumuladores y baterías tienen que hacerse cargo de la recogida y gestión de una cantidad de estas igual a la que han puesto en el mercado para su venta en España. Esto lo podrán hacer estableciendo su propio sistema de recogida, participando de algún sistema colectivo, o colaborando económicamente en los sistemas de recogida públicos.

Así pues, si se pregunta dónde desechar las baterías de litio, esto se puede hacer en los puntos de reciclaje públicos creados por cada Comunidad Autónoma, o bien en los puntos de recogida de los propios fabricantes, en caso de que estos se hayan decantado por la creación de un servicio propio. Si tiene que sustituir regularmente muchos acumuladores, puede intentar negociar acuerdos de devolución individuales directamente con las empresas fabricantes o con otros puntos o servicios de recogida especializados.

Tenga en cuenta que, si las baterías de iones de litio están dañadas, es decir, si el acumulador está visiblemente inflado, pierde líquido o genera calor, no deben enviarse por correo.

Cómo desechar baterías de litio: el transporte para su eliminación

Dependiendo de la capacidad nominal en vatios hora de las baterías de iones de litio, estas pueden ser consideradas mercancía peligrosa, y, por tanto, deberán aplicarse una serie de medidas para su transporte.

Baterías de menor capacidad

Las baterías de iones de litio con una capacidad nominal de 100 Wh o menos, o las pilas de iones de litio de 20 Wh o menos, no serán consideradas mercancía peligrosa para su transporte en carretera. Antes de deshacerse de ellas, no obstante, tape los polos para evitar un cortocircuito. A continuación, guárdelas en una bolsa de plástico y devuélvalas al distribuidor o al fabricante para su eliminación si es el caso o llévelas a un punto limpio de recogida de residuos que gestione el reciclaje de este tipo de productos.

Baterías de alta capacidad

Las baterías de iones de litio con una capacidad nominal superior a los 100 Wh o las pilas de iones de litio de 20 Wh o más sí que se consideran mercancía peligrosa para el transporte en carretera. Eso significa que se deberán aplicar medidas excepcionales para su transporte. Se deben colocar en un contenedor separado y bien señalizado, de acuerdo con las especificaciones de los diferentes acuerdos internacionales de transporte de mercancías peligrosas.

Así pues, a la hora de desechar las baterías de las transpaletas y carretillas elevadoras, será necesario tener en cuenta su capacidad en caso de que tengamos que transportarlas al punto de recogida y/o reciclaje.

Reciclaje de baterías de litio: una cuestión compleja

Otra razón para deshacerse de manera adecuada de estas baterías es que estas se pueden reciclar, proceso en el cual se recuperan valiosas materias primas. Sin embargo, esta recuperación sigue siendo un reto tecnológico. Las razones son múltiples:

  • En estos acumuladores se encuentran muchas materias primas diferentes.
  • Según el fabricante, el aparato y el modelo, la estructura de la batería es diferente.
  • En consecuencia, apenas son posibles los procesos de reciclaje uniformes y automatizados, y el desmontaje de las baterías suele hacerse a mano.

Cada célula de una batería de iones de litio está formada por cuatro componentes, para los que se utilizan materiales diversos.

ComponentePosibles materiales
Electrodo positivo• Litio + cobalto
• Litio + manganeso
• Litio + hierro
• Litio + níquel + cobalto+ aluminio
• Litio + níquel + manganeso + cobalto
Electrodo negativo• Estaño grafito
• Litio + titanio
ElectrolitoDiversas sales de litio disueltas
SeparadorDiversos polímeros porosos

La mayoría de los metales valiosos se encuentran en los electrodos de las células de iones de litio. Recuperar estas materias primas es posible pero no es fácil, ya que se encuentran en compuestos químicos y forman unidades en un espacio muy reducido. Por ello, los procesos de recuperación son complejos y costosos. Sin embargo, reciclar litio es importante en términos de protección del medioambiente y de conservación de los recursos.

Por lo que a los otros componentes se refiere, tales como las carcasas de acero y plástico o los cables de cobre, la situación es otra, ya que estos sí se pueden reciclar bien.

Fuente de la imagen:
© gettyimages.de – coffeekai