Lesezeit: 5 Minuten

Cuando hablamos de residuos peligrosos estamos haciendo referencia a aquellas sustancias que representan un potencial peligro químico para la salud y la seguridad. Por este motivo, en la manipulación de residuos peligrosos en el ámbito profesional hay que respetar diversas leyes y reglamentos que regulan el modo en que los empresarios deben actuar para garantizar que su personal trabaje de forma segura y el cuidado del medioambiente. En este artículo de nuestra guía le ofrecemos información relevante sobre la manipulación de sustancias peligrosas.

Definición de residuos peligrosos

De acuerdo con las leyes españolas, se consideran residuos peligrosos aquellos que presentan unas determinadas características de peligrosidad. Debido a esto es necesario someterlos a controles adicionales que permitan evitar potenciales peligros para la salud de las personas y para la protección del medioambiente, tanto durante su producción como durante su gestión.

La normativa aplicable en España debe estar sometida a las disposiciones que se dicten a nivel europeo, por este motivo, tendrán siempre la consideración de residuos peligrosos aquellos que aparezcan incluidos en la Lista Europea de Residuos (LER), en la que cada tipo de residuo aparece identificado con un código según el cual este debe ser considerado o no como peligroso. Existen casos, no obstante, en los que habrá que determinar las características de peligrosidad de este. Desde 2015, de acuerdo con lo previsto en el Reglamento 1357/2014, todos los residuos peligrosos deben atender a las siguientes características de peligrosidad:

  • Explosivo
  • Comburente
  • Inflamable
  • Irritante
  • Toxicidad específica en determinados órganos/Toxicidad por aspiración
  • Toxicidad aguda
  • Carcinógeno
  • Corrosivo
  • Infeccioso
  • Tóxico para la reproducción
  • Mutágeno
  • Liberación de un gas de toxicidad aguda
  • Sensibilizante
  • Ecotóxico
  • Residuos que pueden presentar una de las características de peligrosidad antes mencionadas que el residuo original no presentaba directamente

En concreto, la Ley española 22/2011 de residuos y suelos contaminados que un residuo es peligroso cuando reúne una o varias de las características de peligrosidad que aparecen enumeradas en la norma.

Medidas para la gestión de desechos peligrosos de la OSHA

Mitarbeiter prüft Gefahrstofflagerung

La probabilidad de que se utilicen sustancias peligrosas en su empresa es tan alta que es casi una certeza. Para determinar si efectivamente se lleva a cabo el manejo de residuos peligrosos debe realizar una evaluación de los riesgos, identificando la presencia de sustancias peligrosas en los distintos procesos de su empresa y los riesgos asociados a ellas. Esta evaluación servirá de punto de partida para una estrategia preventiva que garantice una mejor protección de los trabajadores. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (OSHA) ha establecido la siguiente jerarquía de medidas de prevención para trabajar con sustancias peligrosas. Esta jerarquía va de las medidas más eficaces a las menos:

  1. Eliminar o sustituir el proceso
  2. Eliminar o sustituir la sustancia
  3. Aplicar los procedimientos operativos
  4. Equipos de protección colectiva
  5. Equipo de protección personal

Eliminar o sustituir el proceso

Este la opción más eficaz, ya que va directamente a la raíz del problema. Consiste en eliminar o sustituir aquel proceso o producto en el que se utiliza la sustancia peligrosa.

Eliminar o sustituir la sustancia peligrosa

Eliminar o sustituir por completo ya sean procesos o productos suele ser complicado, con frecuencia incluso, imposible. En este caso, la mejor solución es intervenir directamente sobre la sustancia peligrosa, eliminándola o sustituyéndola por una sustancia no peligrosa o menos peligrosa.

Aplicar procedimientos técnicos y organizativos

Si no se puede encontrar una sustancia que sustituya a la que se utiliza actualmente y que suponga una reducción de los riesgos, entonces entran en juego las soluciones técnicas y organizativas. Estas soluciones hacen referencia a la interacción del personal con la sustancia de la que surge el peligro. Informar y formar a los trabajadores de los procesos que incluyen la sustancia peligrosa sobre los riesgos que conlleva. Hágales comprender las consecuencias de la exposición a la sustancia y anímelos a encontrar formas alternativas de trabajo que reduzcan los riesgos.

La gestión del personal es otra opción como, por ejemplo, reducir el número de personas que entran en contacto con sustancias peligrosas y el tiempo de exposición.

Instalar equipos de protección colectiva

Si ninguna de las medidas anteriores es factible, la mejor solución es utilizar equipos de protección colectiva. Esta categoría incluye muchos dispositivos y equipos que son diversos en su función y eficacia. Encuentre los dispositivos más adecuados para sus necesidades e instálelos para reducir los riesgos la salud y seguridad de sus trabajadores.

Proporcionar equipo de protección personal

La última opción, y la menos eficaz, es introducir equipos de protección individual en sus actividades laborales diarias. Como responsable de la seguridad y la salud de sus empleados, el empresario tiene la obligación de proporcionar a los trabajadores el equipo necesario para que lo utilicen durante las fases en las que el trabajo implique la manipulación de sustancias peligrosas y, en consecuencia, la exposición a ella.

Almacenamiento correcto de residuos peligrosos

La manipulación de residuos peligrosos también incluye el almacenamiento seguro de estos. En este caso, la normativa española establece que al almacenarlos la persona que los produzca o gestione, está obligada a mantener las condiciones de higiene y seguridad adecuadas mientras estos residuos se encuentren en su poder.

En España no pueden almacenarse residuos peligrosos por un periodo superior a seis meses, salvo en aquellos casos en los que exista una autorización por parte del órgano encargado en la Comunidad Autónoma en cuestión. Esta ampliación del periodo de almacenamiento solo puede admitirse por causas debidamente justificadas y siempre que pueda garantizarse la protección de la salud y del medioambiente.

Preguntas frecuentes sobre manipulación de residuos peligrosos

¿Qué normas se aplican para la manipulación de sustancias peligrosas?

Normativa general:
– Ley 22/2011 de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados
– Real Decreto 815/2013, de 18 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de emisiones industriales y de desarrollo de la Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación.
– Real Decreto 646/2020, de 7 de julio, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero.
– Real Decreto 9/2005, de 14 de enero, por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados.
– Real Decreto 553/2020, de 2 de junio, por el que se regula el traslado de residuos en el interior del territorio del Estado.
– Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos.
– Resolución de 16 de noviembre de 2015, de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 6 de noviembre de 2015, por el que se aprueba el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR) 2016-2022.

Las mencionadas más arriba son leyes generales relativas a la gestión de residuos peligrosos, existen otras especiales que legislan sobre la manipulación de residuos peligrosos específicos como pueden ser aceites, lodos, aparatos eléctricos y pilas, etc. Además, existen diversas normas europeas que deben observarse relativas a esta materia.

¿Cuáles son las obligaciones del empresario al manipular sustancias peligrosas en la empresa?

Si se produce la manipulación de residuos peligrosos el empresario está obligado a garantizar la salud y seguridad del personal. En principio, se aplica el siguiente orden al manipular sustancias peligrosas:
– Evitar
– Contener
– Proteger

¿Cómo deben almacenarse las sustancias peligrosas?

El almacenamiento seguro también forma parte de la manipulación de sustancias peligrosas. Estas deben almacenarse de forma que no perjudiquen ni a la salud ni al medio ambiente y, dependiendo del potencial de peligro, el almacenamiento debe realizarse en contenedores cerrados o en armarios de seguridad que están marcados debidamente. Los almacenes también deben cumplir requisitos especiales y estar equipados con estanterías estables. Por ejemplo, se prescriben inspecciones periódicas, una documentación completa de las mismas y una lista de las sustancias peligrosas almacenadas.

Aviso: La normativa mencionada aquí es solo una selección de los requisitos legales más importantes. Para obtener información detallada consulte la norma y, si fuera necesario, otras disposiciones y textos legales. En caso de duda, debe consultar a un experto que le prestará ayuda para la aplicación de estas en su empresa.

Fuente de la imagen:
© gettyimages.de – Courtney Hale