Lesezeit: 6 Minuten

Las normas de seguridad e higiene en el trabajo son de gran importancia por varias razones. Por un lado, se puede evitar la multiplicación y propagación de gérmenes y agentes patógenos peligrosos; algo especialmente importante para establecimientos asépticos, como los hospitales o las consultas médicas. Por otro lado, los requisitos en materia de higiene industrial tienen por objeto garantizar que, en los ámbitos más sensibles, como la industria alimentaria o la farmacológica, se puedan elaborar y fabricar productos que cumplan las respectivas normas de calidad e higiene. En última instancia, esto beneficia no sólo a los consumidores y clientes finales, sino también a sus empleados. La normativa difiere según el sector y la industria. A continuación, le presentamos la información más importante sobre las normas de higiene en los diversos tipos de empresas.

Ventajas de tener normas de higiene en una empresa

La higiene industrial es un aspecto muy importante no sólo en ámbitos sensibles como la industria alimentaria o el sector médico. En todas las empresas deben cumplirse las normas de higiene vigentes para que el riesgo de transmisión de gérmenes en el lugar de trabajo sea lo más bajo posible. Para ello, las diversas normativas, mediante una serie de requisitos, orientan a los empresarios a la hora de establecer y mantener permanentemente un nivel de higiene adecuado.

Las normas de higiene aplicables dependen, en primer lugar, del tipo de empresa. Por ejemplo, en la industria alimentaria, en las operaciones asépticas, en la restauración y la hostelería se aplican normas más estrictas. No obstante, la higiene industrial también desempeña un papel importante en otras instalaciones de producción, talleres e incluso oficinas, ya que ofrece ventajas que van más a allá de la protección de la salud de los empleados:

  • Los requisitos de higiene industrial crean directrices fiables que apoyan el establecimiento de un sistema de control en la empresa. Basándose en los requisitos legales básicos, estas pueden definir y aplicar sus propias normas y medidas de higiene internas.
  • En algunos casos de enfermedad, puede ser que se inspeccione la empresa para comprobar que sigue la normativa de higiene. Por lo tanto, el cumplimiento de las normas le servirá de red de seguridad legal cuando se dé un caso así.
  • La normativa sobre higiene en el trabajo contribuye a la seguridad de los productos que se fabrican para el consumidor. Así pues, las etiquetas o certificaciones de higiene generan confianza entre los clientes y usuarios finales.
  • Una buena higiene industrial sirve para proteger eficazmente la salud de los empleados, ya que se evita la transmisión de gérmenes y agentes patógenos. Esto también reduce las bajas por enfermedad en las empresas, lo que ahorra costes a largo plazo y aumenta la productividad. 
Kontrolle der Betriebshygiene

Normas generales reguladoras de la higiene en el trabajo

En España esta cuestión está regulada, de manera general, en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de riesgos laborales.  Así pues, esta ley establece “los principios generales relativos a la prevención de los riesgos profesionales para la protección de la seguridad en el trabajo”.

Para poder conocer las medidas concretas que se deben aplicar, debemos consultar el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en el trabajo y que deroga parcialmente la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo del año 1971. Lo establecido en el Real Decreto es aplicable en todas las áreas del centro de trabajo, edificadas o no, incluidas las zonas de descanso, zonas de primeros auxilios y comedores.

Este Real decreto establece, en sus anexos, las normas a cumplir en aspectos como el orden, la limpieza y el mantenimiento, las condiciones ambientales, los niveles mínimos de iluminación de acuerdo con las exigencias visuales de la tarea e incluso las características y equipamiento que deben tener los vestuarios y los baños.

Algunas de los requisitos generales básicos de higiene laboral son:

  • Los lugares de trabajo se deben limpiar periódicamente para mantenerlos en las condiciones higiénicas adecuadas, aunque no se especifica la periodicidad.
  • Habrá que eliminar con rapidez los desperdicios, manchas de grasa, residuos de sustancias peligrosas u otros restos que puedan provocar algún accidente o contaminación. 
  • Los vestuarios deberán tener asientos y armarios o taquillas con llave. Si los vestuarios no son necesarios, en la empresa tendrá que haber un espacio con colgadores y armarios.
  • Los lugares de trabajo dispondrán de aseos con espejo, lavabo con agua corriente, jabón y toallas o algún otro sistema de secado equivalente.  Si se realizan tareas que generan suciedad, son contaminantes o generan mucha sudoración, las empresas deben disponer de duchas con agua caliente y fría.
  • Los sistemas de ventilación deberán mantenerse siempre en buen estado, solucionando las posibles deficiencias que pongan en riesgo la salud de los empleados.
  • Los procesos de limpieza en la empresa no deben generar ningún tipo de riesgo ni para los trabajadores ni para las personan que realizan dichas tareas de limpieza.
  • La temperatura de los locales en los que se realicen tareas de oficina debe ser de entre 17 y 27°C, y en los que se realicen trabajos ligeros, será de entre 14 y 25°C.
  • El material de primeros auxilios debe ser revisado periódicamente, y hay que reponer lo que se haya gastado o caducado.

Higiene industrial en las empresas de transformación de alimentos

Las empresas de manipulación de alimentos deben seguir unos requisitos de higiene laboral mucho más estrictos y su cumplimiento debe controlarse estrechamente según procedimientos estandarizados.

Hasta 2010, la ley de referencia en relación con esta cuestión era el Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero, que establecía las normas básicas en el ámbito de la manipulación de alimentos. No obstante, este quedó derogado para adaptarse a la normativa europea en materia de servicios en el mercado. En el ámbito europeo existen tres reglamentos de obligado cumplimiento relativos a la higiene alimentaria:

  • Reglamento (CE) N° 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, relativo a la higiene de los productos alimenticios.
  • Reglamento (CE) N° 853/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal.
  • Reglamento (CE) N° 2073/2005 de la Comisión, de 15 de noviembre de 2005, relativo a los criterios microbiológicos aplicables a los productos alimenticios.

Las novedades principales que introduce esta normativa europea son los requisitos de documentación para la higiene operativa en las empresas de transformación de alimentos y la obligación de establecer una gestión de la higiene de acuerdo con el de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC). Este tiene por objeto la prevención en materia de higiene en la producción y busca proteger a los consumidores de enfermedades o lesiones causadas por alimentos contaminados. En empresas y proveedores de servicios como hospitales, consultas médicas o incluso empresas farmacológicas y químicas, donde es absolutamente necesario un entorno aséptico para trabajar, las normas de higiene en el lugar de trabajo deben estar estructuradas, controladas y documentadas mediante un plan de desinfección.

Higiene personal en el trabajo

También existen algunos requisitos de higiene del personal para las empresas de todos los sectores. Estos varían según el tipo de negocio y pueden ser muy extensos en el ámbito de las actividades médicas, de procesamiento de alimentos y, en general, en espacios asépticos.

La higiene personal incluye todas las medidas que sirven para ayudar a los trabajadores a mantenerse limpios, incluida la vestimenta. Así pues, lavarse y desinfectarse las manos con regularidad después de cada visita al baño y llevar ropa de trabajo limpia son indispensables para garantizar una higiene personal adecuada. Las empresas también deben tomar las medidas necesarias para facilitar al máximo el cumplimiento de las normas de higiene por parte de sus empleados. Esto puede hacerse, por ejemplo, instalando dispensadores para jabón o proporcionando desinfectantes en los aseos.

Si los empleados entran en contacto con sustancias tóxicas durante su trabajo diario o si existe riesgo de infección por el trato con pacientes, los exámenes periódicos del médico de la empresa también forman parte de la higiene del personal.

Preguntas frecuentes sobre higiene industrial

¿Qué es higiene industrial?

La higiene industrial en el trabajo incluye todas las medidas de limpieza general, orden y mantenimiento de las salas y equipos operativos, así como las medidas de higiene personal para evitar la transmisión de gérmenes. Las normas pueden diferir según el tipo de actividad de la empresa.

¿Cuál es el ámbito de aplicación de las normas de higiene?

Las normas de higiene son de aplicación en todas las empresas. Dependiendo de la actividad que realicen, es posible que haya una normativa específica más estricta, como es el caso de la industria alimentaria, la industria química o las instalaciones médicas. También dentro de una misma empresa, los diferentes espacios deben cumplir determinadas normas: los aseos, los comedores o zonas de descanso también están incluidos en ellas.

¿Por qué es importante la higiene en el trabajo?

La higiene en el lugar de trabajo sirve para proteger eficazmente la salud de los empleados evitando la transmisión de gérmenes y agentes patógenos. Esto también reduce las bajas por enfermedad en las empresas, lo que ahorra costes a largo plazo y aumenta la productividad. También ofrece otras ventajas.

Aviso: La normativa mencionada aquí es solo una selección de los requisitos legales más importantes. Para obtener información detallada consulte la norma y, si fuera necesario, otras disposiciones y textos legales. En caso de duda, debe consultar a un experto que le prestará ayuda para la aplicación de estas en su empresa.

Fuente de la imagen:
© gettyimages.de – Smederevac