Lesezeit: 7 Minuten

Las medidas de una carretilla elevadora, ya sea una transpaleta o una apiladora, juegan un papel fundamental a la hora de determinar cuál es el espacio del almacén en el pueden utilizarse óptimamente. Por lo tanto, es aconsejable elaborar un perfil de requisitos antes de seleccionar un modelo concreto de apiladora o transpaleta. Además de la altura del vehículo, son importantes la anchura, la longitud y la tara. Las dimensiones de una carretilla elevadora determinan su estabilidad o la seguridad que ofrecen al tomar las curvas y, por supuesto, también las zonas del almacén por las que puede circular con ellas, así como la rapidez y seguridad con la que se pueden almacenar o manipular las mercancías.

Dimensiones de transpaletas y apiladoras: la altura del vehículo

La altura del vehículo es una de las caractertísticas más importantes, tanto en las apiladoras como en las transpaletas. Si la carretilla elevadora está equipada con un mástil, este representa el punto más alto del vehículo y, en este sentido, las puertas, portones o contenedores dentro de las instalaciones de la empresa deben poder atravesarse sin peligro con este equipo. Tenga en cuenta que las dimensiones de los mástiles varían en función de la altura de elevación.

La altura del vehículo de una apiladora o de una transpaleta viene determinada por el techo protector del conductor (h6) o por la altura del mástil de elevación cuando está plegado (h1). Esta define las zonas de almacenamiento por las que se puede circular sin causar daños al vehículo, la carga o en el establecimiento.

Representación gráfica de una transpaleta pantográfica

Debe tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Altura de paso o altura libre de las puertas
  • Altura de paso o altura libre de los portones de la nave
  • Alturas inferiores de las estanterías para preparación de pedidos
  • Pasillos de almacenamiento en sistemas de estanterías
  • Componentes de techos suspendidos
  • Ascensores de carga

Le recomendamos que compruebe todas las zonas del almacén o de la empresa por las que vaya a pasar su carretilla elevadora. Asegúrese de tener en cuenta la altura de este si pretende utilizar su apiladora o transpaleta para prestar servicio a camiones (altura interna estándar de 2600 mm), vagones ferroviarios (2000 mm) o contenedores (altura de la puerta de 2280 mm a 2585 mm).

En el trabajo diario es importante saber hasta qué altura máxima se pueden mover sus mercancías. Por esta razón, es importante la altura de elevación (h3): los patines del palet no siempre están a la misma altura que el apoyo de la horquilla y esto supone que pueden colgar por debajo de ella cuando está cargada; en estos casos, es necesaria una altura de elevación mayor. Por otro lado, la altura del mástil (h4) es relevante si los trabajos se realizan a una altura elevada, por ejemplo, directamente bajo el techo de la nave.

Así mismo, es fundamental que la apiladora o transpaleta cuente con el llamado desplazamiento libre (h2) que se sitúa entre 0 y 150 mm. Este permite no solo transportar los palets horizontalmente en una posición ligeramente elevada, sino que evita que las horquillas se arrastren por el suelo durante el movimiento. Hay algunos modelos especiales que cuentan con un desplazamiento libre a partir de 1000 mm, muy útiles para el trabajo de apilamiento en contenedores o si una vez cargados tienen que pasar por puertas bajas.

Distancia al suelo de las carretillas elevadoras

En el trabajo diario, las dimensiones de transpaletas y apiladoras deben garantizar suficiente distancia al suelo (especialmente m2, distancia entre ejes). Esta viene determinada, principalmente, por el tamaño de los neumáticos del vehículo; si son muy pequeños, incluso un ligero desnivel puede hacer que el vehículo toque el suelo. Las apiladoras con ruedas, por ejemplo, tienen una distancia al suelo relativamente baja.

Representación esquemática de la distancia al suelo con y sin elevación de las ruedas de las horquillas

Asegúrese de que los “quiebros de pendiente” en su entorno de trabajo no presenten ángulos desfavorables y que las pendientes estén entre el 8 y el 12,5 %. De esta forma, no se convierten en un obstáculo para la rampa niveladora. En lo que respecta al ángulo de inclinación y a la distancia al suelo de su carretilla elevadora, siempre debe calcular con exactitud el área de la curva de transición entre la pendiente y el rasante. Algunas apiladoras y transpaletas disponen de lo que se denomina “elevación de rampa” para compensar los ángulos pronunciados.

Longitud de la base para la elevación de la rampa

Diferencia de altura (h)                  = Pendiente (s)
Base de la superficie inclinada (l)

La anchura del vehículo en apiladoras y transpaletas

Especialmente al cargar y descargar camiones, vagones o contenedores, debe tenerse en cuenta que cuanto menor sea la anchura del vehículo (b1) de la carretilla elevadora, más rápido se podrá girar y maniobrar. En espacios pequeños, las “reducidas” dimensiones del vehículo de la apiladora o transpaleta le ahorrarán valiosos segundos, especialmente en las paredes laterales. En el caso de las carretillas estrechas, la anchura del portahorquillas (b3) suele corresponder a la anchura total. No obstante, con estas pequeñas carretillas elevadoras se pueden mover europalets.

Representación esquemática de la anchura total de las apiladoras y transpaletas.

Un vehículo ancho requiere más espacio al adelantar en un pasillo. De hecho, una mayor anchura de vía (b10 delante, b11 detrás) proporciona más estabilidad y giros más seguros. Además, las mercancías grandes y voluminosas pueden transportarse y almacenarse cómodamente con una apiladora o transpaleta ancha. Como los tableros de las horquillas también están más separados, los lastres más pesados pueden moverse de forma rápida y precisa. Sin embargo, si el peso de la mercancía a manipular supera las 2 o 2,5 toneladas habituales, le recomendamos emplear transpaletas o apiladores de alta resistencia. En estos modelos, las dimensiones son más grandes y los elementos estructurales como, por ejemplo, el bastidor de elevación, la barra de tracción y las ruedas están reforzados.

Los anchos de horquilla solo se categorizan como especiales a partir de 685 mm. Hasta una anchura de 600 mm, se corresponden con la media y se consideran dimensiones estándar de las apiladoras y transpaletas, ya que con ellas todavía se puede pasar por debajo de un europalet.

Maniobrabilidad y longitud del vehículo: dimensiones de las carretillas

Para que pueda actuar con rapidez y precisión en su trabajo diario con la apiladora o transpaleta, debe prestar atención a las dimensiones de las carretillas elevadoras, en concreto a la longitud del vehículo (L2). Esta viene determinada, principalmente, por la longitud de su horquilla. Según las normas ISO FEM3a y FEM3b, la longitud de la horquilla se sitúa entre 1150 y 2400 mm. Especialmente si lleva su apiladora o transpaleta en un camión o si utiliza elevadores de carga, las dimensiones del equipo son importantes, ya que no solo debe moverse, sino también girar con rapidez y precisión en los espacios más reducidos.

Representación esquemática de la longitud del vehículo para apiladoras y transpaletas.

La llamada longitud frontal de una carretilla elevadora determina la anchura necesaria del pasillo de trabajo, además de la anchura de la carretilla (b1) y el punto de giro (Wa). La anchura del pasillo de trabajo es la distancia entre unidades de almacenamiento opuestas y viene determinada, entre otras cosas, por el tipo y el modelo de esta carretilla elevadora. De estos dependerán el espacio que se necesite para girar y maniobrar con la apiladora o transpaleta, así como para almacenar con ella. La maniobrabilidad de su carretilla también viene determinada por la distancia entre ejes (y). Tenga en cuenta que, aunque una distancia entre ejes reducida acorta el punto de giro, también empeora la maniobrabilidad, pudiendo causar inestabilidad en las curvas con carga.

También debe plantearse qué se adaptará mejor a sus necesidades: una carretilla de tres ruedas o de cuatro. Las carretillas de tres ruedas son más maniobrables, ya que pueden guiarse fácil y rápidamente mediante una rueda trasera dirigible. Además, el punto de giro necesario es casi igual a la longitud del vehículo y, por lo tanto, reducido. Las carretillas con 4 ruedas, por el contrario, necesitan más espacio para girar o maniobrar.

La tara de apiladoras y transpaletas

En el caso de las apiladoras y transpaletas, la tara representa el peso en vacío de estas, sin carga útil y sin operario.

Efectos de la tara en la capacidad de carga del techo

Si va a utilizar apiladoras o transpaletas en sus instalaciones, debe haber comprobado previamente la capacidad de carga de la superficie. Especialmente en el caso de edificios de varias plantas, deben tenerse en cuenta todos los valores estáticos, sobre todo si la apiladora va a manejarse en los pisos superiores. Si hay varias apiladoras en funcionamiento, la carga en el suelo aumenta cuando se encuentran unas con otras. En cualquier caso, no debe superarse la capacidad de carga máxima admisible del techo (kg/m²). También hay que tener en cuenta, entre otras cosas, las rampas, los puentes móviles o las cubiertas de los drenajes, ya que reducen la capacidad de carga.

  • Ejemplo de cálculo: la especificación “2000 kg/m²” significa que una superficie de 1 m² puede cargarse con una carga máxima de 2000 kg.

En cuanto las apiladoras o las transpaletas se cargan con mercancías, se habla de peso total = peso en vacío más peso de la carga. No solo el peso de las transpaletas o de los apiladores carga una superficie, sino también las vibraciones, por ejemplo, al bajar la carga o al frenar. Para estas fuerzas dinámicas, suele recomendarse un factor de impacto de 1,4 para las carretillas contrapesadas.

La superficie se calcula a partir de las dimensiones del vehículo de la apiladora o de la transpaleta: (longitud de la carretilla elevadora + longitud de la carga) x anchura máxima


Superficie de carga (kg/m²) = (Peso propio kg + carga kg) x factor de impacto 1,4
                                                                            Longitud m x anchura m

Carga puntual del suelo

En general, le recomendamos que preste especial atención al estado del suelo cuando utilice apiladoras o transpaletas. El revestimiento es fundamental para la carga puntual sobre el suelo, también llamada presión específica de la rueda; esta actúa sobre el suelo a través de las superficies de contacto del neumático y debe poder absorberse sin causar deformaciones. Este parámetro se indica en kg/cm². Las áreas de contacto de los neumáticos dependen de:

  • el material de estos,
  • la tara del vehículo,
  • el peso de la carga transportada,
  • la influencia dinámica al arrancar,
  • la conducción en curvas y el frenado.

Esto supone que si se trabaja con carretillas industriales existen gran cantidad de suelos que son críticos en términos de carga puntual:

  • Madera
  • Asfalto
  • PVC y vinilo
  • Azulejos, clinker, cerámica

En este caso, es fundamental realizar una prueba de idoneidad para conducir con carretillas elevadoras.

Aviso: La normativa mencionada aquí es solo una selección de los requisitos legales más importantes. Para obtener información detallada consulte la norma y, si fuera necesario, otras disposiciones y textos legales. En caso de duda, debe consultar a un experto que le prestará ayuda para la aplicación de estas en su empresa.

Fuente de la imagen:
© gettyimages.de – 1933bkk